Sobre las narco-ejecuciones

Calificación

 

Cambiar la guerra por los signos de la guerra.

Jean Baudrillard

Se entiende como narco-ejecutado al individuo que ha sido asesinado y cuyo cuerpo ha sido usado explícitamente con propósitos de amenaza o demostración de poder, de un cártel a otro, de un individuo a otro, etc. Por lo tanto aquí se hace una distinción entre el narco-ejecutado y las muertes relacionadas con el narcotráfico, estas últimas serían todas esas muertes producto del narco cuyos cuerpos no han sido usados, los cuerpos escondidos, las muertes in situ o las circunstanciales.

A partir de la violencia desatada en nuestro país durante los últimos años se generaron prácticas de demostración de poder que tienen objetivos específicos. La práctica específica que este trabajo aborda es la de la narco-ejecución, la cual no es ni una forma arbitraria de intimidación, ni puede ser vista de manera aislada, sino que, al contrario, las formas de ver al cuerpo y las nociones que producen la narco-ejecución tienen una implicación cultural con nuestro contexto. Partiendo de esta premisa, aquí se muestra de qué manera se relaciona la narco-ejecución (como discurso) con la sociedad que la produce. Esto se realiza relacionando las formas de representación asociadas a la narco-ejecución con las formas de representación utilizadas para la producción de la obra.

Así, a partir de las fotografías de diversas narco-ejecuciones, que pueden ser encontradas fácilmente en internet, se hace la representación tridimensional de estas imágenes, a manera de dioramas. De esta forma, las esculturas, dioramas y maquetas, mantienen su dimensión de registro museístico documental. La razón de esto es que una narco-ejecución es anónima, se vuelve una cifra, es fotografiada y presentada explícitamente, sin ningún daño para la sociedad (aparentemente); el narco-ejecutado se vuelve objeto (carne de exhibición). Estas obras concretan esa idea al objetualizar completamente su representación y se vuelve evidente, al ser realizadas en un tamaño más o menos cómodo para su exhibición. Las obras se presentan como los registros históricos, como las recreaciones científicas de un Museo de Historia de la Modernidad.

Trino Guerrero nació el 6 de marzo de 1991 en Rincón de Romos, Aguascalientes, se tituló como Licenciado en Artes Visuales por la Universidad de las Artes de Aguascalientes en 2014. Ha participado en más de media docena de exposiciones colectivas y en 2013 y 2015 obtuvo Mención Honorifica en el Encuentro Nacional de Arte Joven. También fue becario del Programa Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico Aguascalientes (2013-2014) con el que desarrolló el proyecto de Arte del Narco que se trata de una serie de videos, animaciones y apropiaciones difundidas a través de YouTube que intentan cuestionar la formas de representación de la violencia en el internet. Actualmente se encuentra realizando estudios de posgrado en la Maestría en Arte de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Su línea principal de investigación-producción se trata sobre la representación del cuerpo y de la violencia. Para esto él parte de formas de significación establecidas que son trasladadas a la figuración, la figuración, entonces, no es un intento de representación mimética, sino que es un tipo de forma de representación occidental y moderna. Así, sus varios proyectos-investigaciones pueden dividirse en tres: el narco-ejecutado, el dispositivo ritual el objeto pornográfico.

Página personal:

http://trinoguerrero.tumblr.com

Arte del Narco:

http://artedelnarco.tumblr.com

https://www.facebook.com/Arte-del-Narco-1486286984953184/

https://www.youtube.com/channel/UCDwMpNOWS7xd1TaXseIHaWQ